Si Ud. quiere gobernar o dirigir una entidad, debe entrenarse

los mejores líderes son maestros18, desde la intuición de Ignacio los efectos y resultados del buen gobierno redundan no sólo en beneficio de los colaboradores (los miembros de la Compañía), sino también en el provecho de los que no lo son.

En esta dimensión social de la acción propia se encuentra el sentido de la misión. Es decir, las consecuencias de un buen gobierno, del ejercicio del oficio, no pueden quedar limitadas a la organización (Compañía), sino que deben ser percibidas por la sociedad y sus resultados deben ser positivos. Este fin está encerrado en la frase “atender al bien universal como propio fin”. El orden, el buen gobierno deben conseguir beneficios a la sociedad que trascienden a la propia organización. Es un principio guía una idea-objetivo conductora.

La idea de la dimensión social de la acción de gobernar y del ejercicio del liderazgo, no ha perdido vigencia y actualidad y sigue siendo una demanda reclamada a las formas de gobernanza al uso. El escritor Andrea Rizzi lo expresa como uno de los obstáculos en la actual política europea. La omisión de esta idea-objetivo, o en su caso su aplicación, están conectadas con la forma de ejercer el liderazgo: «Hay líderes que se rodean de los mejores y otros que optan por los leales; líderes que tienden puentes y otros que levantan fortalezas; líderes que alientan el crecimiento de relevos y otros que talan todo lo que despunta en su alrededor. Estas dicotomías en la interpretación del liderazgo marcan a fondo la política europea estos días»19.

Esta idea-objetivo también aparece casualmente en la reciente reunión de Davos (enero 2020) cuando se plantea dentro del tema estrella del debate colectivo, la revisión del vigente capitalismo financiero desregulado, fomentador de desigualdad, crisis empobrecedoras y poder económico e incluso político con dudoso control y cada vez visto como forma de capitalismo no sostenible. En el Foro se propone avanzar hacia el «stakeholders capitalism» o «capitalismo consciente»20, en el que la empresa, agente del capitalismo, se define como un organismo social. Además de un ente con fines de lucro su objetivo debe situarse más allá de la necesaria retribución al capital


(18) Teaching by Heart: One Professor’s Journey to Inspire, by Thomas J. DELONG. HBR, January 14, 2020.

(19) “Los lideres que talaban su propio bosque”. Andrea RIZZI. El País. 15 de febrero 2020. (20) Ver https://www.kriter.net/que-es-el-capitalismo-consciente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *