Si Ud. quiere gobernar o dirigir una entidad, debe entrenarse

En tales programas formativos se explora en la vida interior de destacados referentes públicos como Mahatma Gandhi, Abraham Lincoln, y Nelson Mandela. Esta orientación formativa pretende ser una forma de analizar por comparación el mundo interior del personaje ideal elegido considerando las enseñanzas y valores propuestos por tales filósofos, profetas o “gurús”, deduciendo sistemas particulares de autoayuda.

La racionalidad académica en un ejercicio de innovación didáctica, considera que «estas fuentes históricas y modernas de sabiduría dependen esencialmente de la fe (sic)», y a cambio propone que «el Liderazgo Personal para ser eficaz debe reemplazar este enfoque con conocimientos y técnicas prácticas, científicamente validados para entender y dominar el entorno (vida) interior».

No se trata de sugerir o proponer autoayudas sino de entrenar y formar por contraste experimental para consolidar la personalidad y prepararla para saber asumir retos. En un comentario de sentido común, es oportuno recordar a la racionalidad académica que no es cuestión de fe, sino de saber analizar y extraer con método y rigor (enfoque científico) las enseñanzas y valores de las ilustres personalidades en su faceta de ejemplaridad y aplicación universal, además de utilidad para la conducta humana.

Sin desdeñar el rigor y metodología de los estudios cuantitativos de las formas de liderazgo, me atrevo a afirmar que gran parte de las conclusiones de tales estudios se encuentran ya en las propuestas de los clásicos que pueden ser hipótesis a confirmar en nuevas investigaciones. Es tarea apasionante y laboriosa penetrar en el personaje y extraer de su vida, dichos y escritos, su mensaje útil, confrontable con los retos actuales, al margen de cualquier enfoque espiritualista o ideológico. Si en algo han acertado los clásicos en encontrar lo perdurable del material básico de la conducta humana. Reflexionar analíticamente sobre este material histórico de vidas, hechos y dichos de personas reconocidas por ellos, es un buen instrumento para estimular la atención sobre la enseñanza extraíble de la práctica humana, quizás tan eficaz en el aprendizaje que muchas conceptualizaciones abstractas que hoy se utilizan en la formación de líderes y directores5

(5) Columbia University y Columbia Business School, presentan entre otros, el Programa de Gestión Avanzada, programa insignia para ejecutivos de nivel superior basado en aprendizaje experimental. Una de las sesiones es “Juegos de poder: lecciones de liderazgo en Shakespeare”, dirigida por el profesor James Shapiro de la Universidad de Columbia. Los participantes representan escenas de Shakespeare que se aplican a sus propios roles de liderazgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *