Si Ud. quiere gobernar o dirigir una entidad, debe entrenarse

Así, por ejemplo, en aplicación de las conclusiones extraídas de los estudios realizados, se invita a los jóvenes aspirantes a líderes, como parte de su aprendizaje, a un viaje de auto-descubrimiento, investigando por sí mismos sus pensamientos internos, emociones, concepciones y capacidades, para descubrir cómo afectan a las interacciones cotidianas y al estilo de liderazgo personal.

De manera similar cinco siglos antes Ignacio proponía a los aspirantes a formar parte de su organización los “Exercicios Espirituales para vencer a sí mismo y ordenar su vida”. Es decir, una propuesta de formación y entrenamiento volviendo sobre sí mismo “examinando la consciencia, meditando, contemplando, orando” porque, así como es necesario hacer ejercicios corporales de la misma manera se precisan “Exercicios espirituales para preparar y disponer el alma”. El conocimiento y el dominio personal son la plataforma desde la que el líder dirige y acomoda su conducta y actitud ante el trabajo y la relación social. También son la garantía para adoptar una actitud ética en la responsabilidad de dirigir y gobernar.

1.2. Un aliño de autoridad y rigor con versatilidad y flexibilidad

Investigadores y consultores de moda en relación a las influencias del liderazgo y sus estilos, en la organización empresarial o política, apuntan a dos grandes desafíos para el ejercicio de un liderazgo efectivo hoy en día. Por una parte, la necesidad de hacer malabares para responder a unas demandas, en apariencia incongruentes (hacer más con menos /reducir los costos, pero innovar /pensar globalmente actuar localmente). Por otra parte el ritmo sin precedentes de «cambio disruptivo», que está presente en el mercado y la sociedad y que acelera la interacción de estas demandas y al mismo tiempo aumenta la presión sobre las organizaciones para que se adapten6.

Estos desafíos confrontan rigidez y continuismo con versatilidad y autoritarismo indiscutible con flexibilidad y adaptación. Se demandan líderes versátiles, dirigentes flexibles, que manifiesten la capacidad de hacer frente a una variedad de cambios y habiliten los medios para resolver las nuevas prioridades que entran a competir con lo cotidiano e incluso programado. En Ignacio la versatilidad y flexibilidad aparece como fundamento para ser dirigente en un catálogo de cualidades adquiridas y consolidadas que determinan “Quál haya de ser el Prepósito General”.

(6) “The Best Leaders Are Versatile Ones”. Robert B. KÁISER. Harvard Business Review. 02 March, 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *